El entrenador del Hércules, Quique Hernández, ha asegurado en rueda de prensa tras la victoria ante Las Palmas (2-1) que espera que el partido de hoy “sea un punto de inflexión” aunque se ha mostrado consciente de que “hay que seguir trabajando”. “Era muy importante ganar, la confianza la dan los resultados”, señaló.

Además, ha destacado el buen juego del equipo aunque la victoria “nos ha costado, no pensábamos que fuera a ser fácil pero lo importante eran los tres puntos”. A pesar del buen juego y del resultado obtenido, el míster ha afirmado que “hay que seguir trabajando, esto es muy largo”. “El equipo nunca baja los brazos, lo hemos pasado mal y seguimos pasándolo, pero hay que ser fuerte y no caer en el desánimo. Creo que podemos hacerlo mucho mejor y lo haremos”, dijo.

Por último, el técnico ha querido agradecer a la afición su apoyo incondicional de estas últimas semanas: “El Hércules le debe mucho a la afición, les debemos estar vivos. No es normal estar en el descenso y que el ambiente no esté crispado”.