El Hércules San Vicente FS se impone 4 goles a 2 ante el  Gáldar Colegio Arenas en el partido de los dieciseisavos de final  de Copa  del Rey

 

Tarde épica en el Pabellón de San Vicente del Raspeig con la merecida victoria por 4 goles a 2 del Hércules San Vicente sobre el Gáldar Colegio Arenas de Gran Canaria, en el partido correspondiente a los dieciseisavos de Copa de Su Majestad el Rey, y ante la presencia de más de 400 aficionados.

Goles, intensidad, lucha, emoción hasta el último minuto… El choque tuvo todo lo necesario para aficionar a este deporte hasta al más despistado. Y por tener, tuvo hasta justicia, ya que pocos paliativos, por no decir ninguno, se le pueden poner a la victoria del conjunto alicantino.

El Hércules inició el partido con Gita bajo los palos, Gabri, Agus, Peloncha y Juanito. Por su parte, Josué, Yeray, Julio, Celino y Compay eran los escogidos por el técnico Jesús Méndez para formar el quintento inicial canario.

Arrancó muy fuerte el Gáldar, que fue el conjunto dominador en los primeros instantes de partido. Ya en el minuto 1, Celino avisó a los locales con un fuerte disparo tras un error en la salida del balón de los jugadores herculanos, que entregaron el balón al jugador gran canario, quien obligó a Gita a hacer su primera gran intervención del partido al repeler un fuerte disparo.

Pocos segundos más tarde volvió a la carga el Gáldar, con otro disparo ajustado, esta vez de Yeray, que se marchó lamiendo el poste izquierdo.

A partir de aquí, el Hércules dio un giro de 180 grados al guión del encuentro y se sacudió de encima ese respeto que mantuvo en los minutos iniciales. Los blanquiazules se pusieron el traje de valientes y humildes y comenzaron a asediar la meta rival, fundamentándose en una feroz presión en campo contrario que ahogaba al combinado canario y que le impedía sobre pasar la línea del mediocampo, salvo con algún pase largo y sin peligro.

Así, Celino tuvo que ver la primera amarilla del partido a los 4 minutos al verse obligado a derribar a Gabri, que se marchaba con la directa hacia la meta de Josué quien, en adelante, se convertiría en jugador clave para mantener vivo al equipo insular con sus meritorias intervenciones.

El Hércules robaba en la salida de balón y atacaba con mucho peligro. Rápidas combinaciones a las que la defensa del Arenas respondía con muchísimas dificultades. Las ocasiones se sucedían para los sanvicenteros, y sólo la falta de precisión en los metros finales les impedía inaugurar el marcador.

En el mínuto 9, el Hércules avisaba de que iba en serio. Alex remataba cruzado desde la frontal del área un remate raso que se estrellaba en el poste derecho de la meta de Josué. Y segundos más tarde, un tres contra uno muy bien trenzado a punto estuvo de inaugurar el marcador

Pero tanto va el cántaro a la fuente que, al final, llegó la jugada del primer gol de los locales. Carri recibía un balón en el centro y, tras una breve conducción, disparaba raso a la derecha de Josué que llegó a tocarla pero no pudo evitar el éxtasis entre los aficionados herculanos.

Pero poco, muy poco, le duró la alegría al Hércules. Pues nada más poner el balón en juego, Yeray enganchaba un balón desde unos 15 metros y la colocaba en la mismísima escuadra de la meta defendida por Gita.

Jarro de agua fría para los locales que, sin embargo, lejos de perderle la cara al partido, acrecentaron la intensidad de su juego y embotellaron a los canarios, que se mostraban impotentes una y otra vez.

Alex la tuvo a los 11 minutos, tras un gran pase de Peloncha, al que no llegó. Y de nuevo la tuvo el Hércules, con otra acción de Peloncha que sacó in extremis el meta amarillo.

A los 17, volvió a avisar Carri con una doble ocasión que hizo cantar gol a más de un aficionado local. Y a los 19, llegó el gol del partido. Carri y Alex recibían un saque largo de Gita y, tras una bella pared, Alex la hundía en las mallas y anotaba el segundo para el Hércules en una jugada de para enmarcar y anotar en todos los manuales sobre cómo hacer una contra.

Cumplidos los primeros 20 minutos, el Hércules se marchaba al descanso por delante en el marcador. Un resultado justo según lo demostrado sobre el parqué.

Ya en la segunda parte, los de San Vicente mantuvieron el guión de la primera, salvo unos primeros minutos en los que el Gáldar trató de demostrar por qué milita en la División de Honor nacional. 50 segundos bastaron a los canarios para demostrar que iban a por el partido, a lo que el Hércules respondió como mejor sabe hacer: con garra.

A los 3 minutos de la reanudación, Reda pinchaba un balón caído de las nubes y la estrellaba violentamente contra el lateral de la red, en lo que pudo significar el tercero de los blanquiazules. Un par de minutos más tarde, Carri, Pipi y Peloncha tranzaban una triangulación de tiralíneas que finalizó el propio Peloncha con un remate ajustado que repelió, no sin dificultades, Josué.

Por su parte, el Gáldar se aproximaba con alguna acción aislada, como la que tuvo en el minuto 30 de partido Aitor, junto a Yeray uno de los más activos por parte de los visitantes, y que obligó a esforzarse a Parra, que fue quien defendió la meta herculana en la segunda mitad. Tal era la superioridad local, que a falta de más de diez minutos para la conclusión, el equipo gran canario ya había completado el umbral de las 5 faltas.

Y así, llegamos al tercero de los locales. Reda recibía un balón que había robado Alex y, tras amagar el golpeo, la coló entre las piernas del meta,  abriendo una brecha en el marcador que obligó al Gáldar a utilizar la figura del portero-jugador a falta de 5 minutos, y que obligó al Hércules a plantear una defensa numantina a la espera de la posibilidad de asestar el golpe mortal.

Pero aún quedaba tiempo para la emoción, que se encargaron de ponerle al partido los árbitros. Josete era expulsado en el minuto 35 por una supuesta mano sobre la línea de gol, que sólo los colegiados vieron. Yeray aprovechó la ocasión para batir a Parra con un misil inapelable y permitía a los visitantes soñar con la victoria.

Pero entonces emergieron las voces de los hinchas herculanos, que hicieron temblar los cimientos del pabellón y llevaron en volandas a los suyos hacia la victoria, que firmó Carri a falta de pocos segundos, tras robar un balón en mitad de cancha y batir la meta rival, que se encontraba sin portero.

Y entre el éxtasis y los vítores de sus aficionados, el Hércules San Vicente se alzó con la victoria en una tarde en la que los jugadores alicantinos engrandecieron la figura de este enorme deporte que es el fútbol sala.

 

Ficha del partido

Hércules San Vicente: Gita; Agus, Juanito, Peloncha y Gabri. Parra, Josete, David, Carri, Alex,

Gáldar – Colegio Arenas Gran Canaria: Josué; Yeray, Campoy, Celino Alves y Julio. Glauber, Lincon, Aitor, Juanillo, Cristian, Dani Cabezón, y Laurino.

Goles: 1-0 Carri (min.9), 1-1 Yeray (min.9), 2-1 Alex (min.19), 3-1 Reda (min.32), 3-2 Yeray (min.35, penalti) y 4-2 Carri (min.39)

Árbitros: Rabadán Sanz y Sánchez Ayala. Amonestaron a Parra y Juanito por el equipo local; y a Campoy, Aitor, Laurino, Yeray, Julio por parte del equipo visitante. Expulsaron por roja directa a Josete, del equipo local.

Incidencias: Pabellón Municipal de San Vicente, cerca de 500 personas.