Los jugadores del Hércules han disfrutado de un entrenamiento especial y diferente, junto a los chavales del Campus de Semana Santa de la Fundación. Los jóvenes futbolistas han tenido la oportunidad de entrenar en el estadio Rico Pérez, en el último día del Campus. A lo largo de la mañana, han presenciado el entrenamiento del primer equipo y, al finalizar, han podido pasar un rato distendido con sus ídolos, jugando al fútbol, charlando y compartiendo sus experiencias. Los jugadores del Hércules se han hecho la foto de familia con los niños del Campus, sus técnicos y familiares. Toda una dosis de moral para afrontar otra difícil jornada y el partido ante el Olot del próximo domingo.