El delantero del Hércules, David Mainz, espera “marcar pronto ante el Hospitalet y encarrilar el partido junto a nuestra afición”.

La plantilla del Hércules se siente con fuerzas, a través de la unión, para revertir la dinámica de resultados negativos y empezar a escalar posiciones. Así lo ha expresado el delantero blanquiazul David Mainz, que ha confesado que el equipo está trabajando a una intensidad muy alta porque “con lo que hemos hecho hasta ahora no nos da para estar donde todos queremos”. El delantero blanquiazul ha evitado hacer cuentas de cara a los puntos que hay que conseguir para alcanzar la fase de ascenso porque “ahora cada partido es una final y hay que empezar por la primera contra L’ Hospitalet”. Aunque el ariete admite que “fallar en más de dos partidos, de los once que quedan, sería decir adiós al playoff porque los de arriba van a ceder muy pocos puntos”.

El jugador herculano ha apostado por “salir el domingo al doscientos por cien para marcar un gol pronto y encarrilar el partido”. “La afición está molesta con nosotros, pero con su ayuda estoy seguro de que podremos adelantarnos rápido en el marcador e ir de la mano hasta el final”, ha alentado el maño. Mainz ha aclarado que no “existe ansiedad por que llegue el gol” pero que es muy importante “hacerse con la batuta del encuentro y ,sobre todo, no recibir ningún tanto porque nos cuesta mucho remontar”.

“Estamos viviendo una situación que no gusta a nadie y quisimos expresar que estamos todos juntos y convencidos de que podemos sacar la temporada adelante”, ha comentado Mainz sobre la rueda de prensa que protagonizó el equipo junto al apoderado del Hércules, Juan Carlos Ramírez. El delantero de Sábada ha mostrado su satisfacción por la continuidad del cuerpo técnico: “Fui uno de los que dio argumentos en verano para que viniera Tevenet porque estuve con el en Huesca y sé que es un gran entrenador”. El nueve del Hércules ha confesado que está viviendo una de sus temporadas más complicadas de cara al gol pero no deja de trabajar al cien por cien para aprovechar cada minuto de juego.