El Hércules perdió ante el Lleida Esportiu en su visita al Camp d”Esports y cae en la Copa del Rey a las primeras de cambio. El equipo de Manolo Herrero no se adaptó a un campo impracticable, un terreno donde se movió con más comodidad su rival. El Lleida también aprovechó el infortunio del Hércules, que marcó los dos primeros goles en propia puerta y sufrió la rigurosa expulsión de Miñano. Connor redujo distancias en la segunda parte, pero el esfuerzo fue insuficiente y el Lleida sentenció con el tercer gol cuando el Hércules avanzó líneas para intentar el empate.

El Hércules saltó con todo al Camp d”Esports de Lleida, sin concesiones en su alineación. Manolo Herrero situó a Alex Muñoz en el lateral izquierdo y formó en defensa con Pichu Atienza, Rojas y Rafita. El mediocentro se lo dejó a Juanma Espinosa y Yeray, las bandas para Nieto y  Gato, con Miñano incrustado entre ellos, y Portillo en la delantera.  A pesar de la declaración de intenciones de Manolo Herrero, el Hércules no se adaptó en ningún momento a las malas condiciones del Camp d”Esports. El Lleida, mucho mejor acomodado en su campo, aprovechó dos errores para adelantarse en el marcador. El primer gol ilerdense llegó en el minuto 16 de la primera parte desde una falta en el medio campo. La sacó por abajo el equipo local para que Colinas se internara en el área blanquiazul, rematara cruzado, y se encontrara con el pie de Rojas para encajar el primer autogol. El segundo llegó en el minuto 26 con una falta lateral peligrosa que golpeó Portillo de cabeza para marcar otra vez en propia puerta. Para mal de males, el árbitro Iosu Galech, expulsó de manera rigurosa a Miñano por una falta en el centro del Campo. El Hércules acusó las desgracias y el Lleida dominó el partido. Aún así, dispuso de una oportunidad antes del descanso para meterse en el partido con un robo de Gato y un buen remate de Portillo, salvado por Cobo. 
 
Herrero rotó su banquillo en el inicio de la segunda parte dando entrada a Adri Cuevas por Portillo y  a Connor por Rojas. Tuvo una buena oportunidad Gato al inicio del segundo acto con otro robo e inventándose un buen lanzamiento que iba a gol y que volvió a atajar Cobo. El Hércules mejoró en la segunda parte ante un Lleida que se dejó llevar, controlando el partido, viendo pasar los minutos. Cuando el choque parecía finiquitado, en el minuto 76, Connor logró el gol para el Hércules. Galopada de Nieto por la derecha, que esperó a la llegada de su lateral para que Connor cruzara el balón fuera del alcance del portero local. Duró poco la alegría porque un minuto después, cuando el Hércules avanzó líneas para intentar el empate, Óscar
Rubio logró el tercero en un mano a mano contra Chema. Noche de infortunios para un Hércules que no se adaptó al terreno de juego y que estuvo lejos de la buena imagen mostrada en el arranque de Liga.