Traspié del Hércules en el primer partido de Liga ante el Eldense. El equipo de Pacheta tuvo opciones hasta el final del encuentro, pero la mala puesta en escena condicionó el fútbol del equipo blanquiazul. Guardiola, en dos ocasiones, avanzó al equipo local y Fernando, de penalti, redujo diferencias.

El Hércules saltó al Nuevo Pepico Amat con la baja de última hora de Peña, que se unió a las de Eldin y de Mikel Martins. Pacheta optó por jugar con un solo delantero y apostó por Portillo, acompañado en las bandas por Adrià y Javi Casares. El técnico del Hércules mantuvo por detrás a tres centrocampistas, en un centro del campo formado por Miñano, Fran González y Carlos Lázaro. El equipo sufrió en el inicio ante un rival que ganó los duelos y los balones divididos. El Eldense aprovechó dos genialidades de Guardiola para avanzarse y  lograr sus dos goles en el espacio de siete minutos. En el once, el delantero eldense aprovechó un rechace de Chema y en el dieciocho, en una jugada espectacular, desbordó a la defensa del Hércules para lograr el segundo. El Hércules notó el golpe, en una primera parte donde no encontró la personalidad y el fútbol que había ofrecido en toda la pretemporada. 
 
Pacheta cambió el diseño en el inicio de la segunda parte y dio entrada a Fernando por Fran. El equipo tuvo más presencia arriba y se rehízo considerablemente. Demasiado tarde llegó el gol de Fernando. El delantero marcó de penalti, después de unas manos claras en el área contraria. Pero era ya el minuto 82 y al Hércules se le agotó el partido. Aún así, pudo empatar en una magnífica cesión de Chechu a Miñano, que se fue por encima del travesaño. La derrota demuestra la dureza de la categoría y, como dijo Pacheta en rueda de prensa, ha de servir para aprender y trabajar sobre los errores cometidos. La competición solo ha hecho que comenzar.