La ilusión impera en el vestuario del Hércules después de la reacción del equipo, que le ha situado a dos puntos de la promoción de ascenso. Así lo ha reconocido esta mañana Quique De Lucas. El jugador del Hércules cree que va a ser una segunda vuelta “muy emocionante” y advierte de que el equipo viaja a Barcelona a “lograr el póker de victorias”.

En opinión de De Lucas, el Hércules está “en una línea ascendente” que hace que el vestuario esté “entusiasmado” ante los retos que tiene por delante: “Vamos a estar ahí. Miramos hacia nosotros, hacia nuestro margen de mejora. Lo que hemos conseguido es trabajo del equipo y podemos llegar a tener 30 puntos por nuestro trabajo y saber estar”. El jugador blanquiazul cree que “son pocos puntos los que tenemos para el potencial y lo que nos hemos merecido”, y reconoció que el vestuario estaba contento porque “hemos cambiado la situación e intentamos mirar hacia arriba”. 
 
De Lucas aseguró que el Barça B tiene calidad y un entrenador que “permite al jugador explotarla”. “Competiremos contra un rival muy bueno a nivel de cantera, aunque lo especial es jugar en el campo de al lado. En el campo pequeño son tres puntos más y hay que ir a por ellos”, comentó. El futbolista catalán lamentó la baja de Héctor Yuste porque “su estado de forma hacía que fuera de lo mejor del equipo”, pero insistió en que “ahora el equipo tiene que saber que entra otro compañero y tiene que hacerlo”.
 
El delantero blanquiazul reconoció que se encontró “muy bien” en su vuelta a los terrenos de juego: “Al 2014 le pido salud y no tener lesiones. Mi primera vuelta ha sido irregular porque no he tenido continuidad, por unas razones o por otras”. “En la alta competición los resultados son los que mandan y lo que te saca de abajo es el trabajo”, concluyó.